La pobreza en España


reportaje fotográfico de Samuel Aranda

Imagen

 

Cuando la semana pasada The New York Times llevo a su portada la pobreza y el hambre en España a través del reportaje fotográfico de Samuel Aranda sobre la España en crisis, muchos en nuestro país se llevaron las manos a la cabeza. 

Desde muchas tertulias políticas, artículos, editoriales, etc se criticó este reportaje alegando que en España hay mucho más que eso y con argumentos del tipo “en New York también puedes ver gente buscando en la basura”. Cierto, pero más que sacar pecho y hacer patria debería de preocuparnos saber si esa imagen que ofrece el diario Newyorkino sobre España es o no es verdad.

 

Si atendemos a los datos nos encontramos con informes de Caritas que sitúa a España como noveno país de Europa, con la peor tasa (25,5%), de población en riesgo de pobreza o exclusión social. Según recoge el Instituto de Estudios Económicos con datos del Eurostat, uno de cada cuatro españoles se encontraba en riesgo en 2010. 

Con esta tasa España ha entrado en la lista de los 10 países con peores cifras de Europa, acompañando a países como Bulgaria (41,6 %), Rumanía (41,4%), Letonia (38,1%), Lituania (33,4 %), Hungría (29,9%), Polonia (27,8%) y Grecia (27,7%). Todo un logro sin duda que muchos de los que criticaron al periódico americano deberían haber tenido en cuenta.

 

Cáritas alerta además de que España es el país de la UE en el que más han aumentado las diferencias entre ricos y pobres en los últimos años a consecuencia de la crisis económica. 

Por si eso fuera poco Unicef nos llama la atención sobre la pobreza infantil que se encuentra por encima de la pobreza adulta, y ya supera el 26%. Según el informe La infancia en España 2012-2013 El impacto de la crisis en los niños destaca que en sólo dos años hay casi 205.000 niños más que viven en hogares con unos ingresos por debajo del umbral de la pobreza

Entre los datos que recoge el informe, destaca que el número de hogares con niños con todos sus miembros adultos sin trabajo ha crecido un 120% entre 2007 y 2010, casi dos veces más que el total de hogares. Este  dato demuestra que el impacto de la crisis es más fuerte en las familias con niños, detectándose casos de un empeoramiento de las condiciones de vida, que puede afectar a la calidad de la alimentación, a la convivencia y las relaciones entre padres e hijos.

En cuanto a persistencia e intensidad de la pobreza, la pobreza crónica  ha aumentado en un 53% en tres años. Otro dato destacable es que en 2010 el 13,7% de los niños vivía en hogares con un nivel de pobreza alta , siendo la cifra más elevada de todos los países de la Unión Europea de los 15, y sólo por debajo de Rumanía y Bulgaria en la Europa de los 27.

En nuestro país se producen mas de 500 desahucios al día y  la tasa de desempleo es del 24,6% y se ceba especialmente en los jóvenes. 

 
 Estos datos no pueden dejarnos indiferentes, la crisis esta convirtiendo a España en un país donde las diferencias sociales van en aumento, donde la pobreza infantil alcanza datos dramáticos y donde mucha gente no ve ningún futuro.
 
¿De verdad The New York Times daba una imagen sesgada de España? Si, se olvidaron de incluir en el reportaje a los que todavía viven bien y a los que gracias a la crisis ahora viven mejor. Igual que los medios españoles se olvidan de incidir en estas cifras y en esa realidad que se cuenta al otro lado del Atlántico provocando que muchos de los que si viven bien se indignen por la posible mala imagen de España que se esta dando en el exterior.
Pues que quieren que les diga, para mi lo preocupante son las cifras, y no porque me interesen los números sino porque detrás de ellos hay personas, familias, niños. Personas que sufren y que viven en la desesperación de no saber que hacer mañana, sin la expectativa de un trabajo y de un futuro.
 
Esos que viven con el miedo a perder la casa, a ser desahuciados porque hace meses que no trabajan y no pueden seguir pagando su hipoteca, los mismos que contemplan con estupefacción como mientras a ellos los dejan en la calle con una mano delante y otra detrás el Gobierno corre a salvar a los bancos en apuros, los mismos que les dieron sus créditos y les desahuciaron dejándolos no solo sin casa, también con la deuda de la casa perdida. 
 

El Estado no protege a las personas como si protege a sus bancos y el Gobierno de Mariano Rajoy con sus políticas de recortes ha hecho aumentar más las diferencias sociales al mismo ritmo que esta destruyendo el Estado de Bienestar. Bajo la promesa de una futura recuperación económica y hasta de crear empleo nos presentan unos Presupuestos Generales del Estado que ahondan más en esas diferencias y que no vaticinan nada bueno, esto tampoco es que me sorprendan porque es lo mismo que hicieron para ganar las elecciones y posteriormente para vendernos todos sus recortes. Vaya, que utilizan la misma mentira una y otra vez y parece que mucha gente traga con ella, aunque por desgracia para ellos cada vez menos.

Lo peor de todo esto, es que Mariano Rajoy y su equipo de Gobierno no solo han aplicado las políticas incorrectas haciendo que el problema se incremente, después de mas de un año de recortes del anterior Gobierno y del actual, la situación solo ha empeorado. La deuda del Estado es mayor, pagamos más intereses y la credibilidad de España esta por los suelos. ¿Por qué? Porque simple y llanamente no es creible. Porque nuestro Gobierno va dando volantazos sin sentido desde que llego, aprobando hasta 3 reformas financieras, una reforma laboral que ha provocado más paro y dando una imagen internacional lamentable. Sobre esto podríamos estar hablando horas, porque los errores de Rajoy son muchos y dan para largo rato, pero no es el tema.
 
El tema es la pobreza, las personas que lo estan pasando mal, los que tienen que coger a toda su familia e irse a vivir con sus padres ancianos de una famélica pensión, los que ni siquiera tienen esa suerte y ya viven en la calle y de la caridad, los que tienen enfermedades pero no papeles y han sido excluidos del sistema sanitario solo por no tener papeles. 
Este no es el mundo en el que queremos vivir y desde luego esta no es la España que queremos tener, pero ahora mismo es la que tenemos y no podemos mirar para otro lado. La crisis no es solo económica, también es social y de nuestro comportamiento como sociedad dependerá en gran parte que la cosa no vaya a peor.
 
El Gobierno liderado por Mariano Rajoy obviamente desconoce la realidad de España o su líder no sería tan torpe de justificar hacer todo lo contrario a lo que prometió a sus votantes justamente por culpa de la “realidad¨. 
 
Deberíamos preguntarnos, ¿realmente podemos confiar en dirigentes que desconocen por completo la realidad social de España? ¿Podremos salir de la crisis agudizandola más a golpe de austeridad? ¿Donde estamos dispuestos a fijar el límite? ¿Cuánto más estamos dispuestos a sacrificar?
 
De verdad espero que como sociedad reaccionemos y pongamos fin a esta locura, no podemos permitirnos tener al 26% de los niños en riesgo de pobreza, porque ellos son nuestro futuro y sin ellos no habrá nada por lo que luchar.
1 41 42 43