El Tribunal de DDHH de Estrasburgo contra la ley de “propaganda gay” rusa


Por Roberto Santos

El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo considera ilegal la ley contra la “propaganda gay” de Rusia.

La prohibición en Rusia de lo que su gobierno considera, “propaganda homosexual” es discriminatoria y viola la libertad de expresión, según dictaminó este martes, el principal tribunal de derechos humanos de Europa, en un fuerte rechazo a las leyes que según los grupos de derechos  LGTBI, dicen que han sido utilizadas como excusa y cobertura para abusos y violencia.

Por otro lado, Rusia ha asegurado que presentará una apelación a esta sentencia

La homosexualidad fue descriminalizada en Rusia poco después de la caída de la Unión Soviética, pero las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales son a menudo objeto de discriminación, persecución y hasta agresiones de todo tipo.

La prohibición, aprobada en la legislación nacional en 2013, ha sido vista como uno de los platos fuertes del mensaje nacionalista del presidente Vladimir V. Putin, que ha colocado a Rusia como un defensor de los valores cristianos y tradicionales frente a un Occidente decadente e impío.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos declaró a favor de tres activistas homosexuales que “el propósito mismo de las leyes y la forma en que fueron formuladas y aplicadas era discriminatorio y, sobre todo, no servía a ningún interés público legítimo“. El gobierno ruso deberá pagar a los hombres un total de 43.000 euros en daños.

“Al adoptar tales leyes”, según los siete jueces de la corte, el gobierno “reforzó el estigma y los prejuicios y alentó la homofobia, que era incompatible con los valores de una sociedad democrática”.

Es importante recordar que Rusia ratificó el Convenio Europeo de Derechos Humanos en 1998 y que el tribunal, encargado de interpretar el tratado, que entró en vigor en 1953, ha castigado en varias ocasiones al país. Aunque el fallo es vinculante, como con muchas otras cosas en el derecho internacional, no existe un mecanismo fuerte de cumplimiento.

Por otro lado, Rusia ha asegurado que presentará una apelación a esta sentencia y sostiene a través del ministerio de Justicia que: “Las leyes sobre la prohibición de la propaganda de relaciones sexuales no tradicionales entre menores no contradecían la práctica internacional y estaban destinadas a defender la moralidad y la salud de los niños”. “Las leyes no impusieron ninguna medida que prohíba la homosexualidad o la condene oficialmente. No eran discriminatorios “.

Además, Andrey A. Klishas, ​​miembro del Consejo de la Federación, la cámara alta del Parlamento ruso, dijo que el país no respetaría la decisión “porque contradice la Constitución rusa”.

La “ley de propaganda gay”, como se supo, es en realidad una serie de estatutos introducidos a nivel regional en 2003 y 2006 y a nivel federal en 2013, que persiguen esencialmente la mención pública de la homosexualidad.

En particular, la ley de 2013 prohibió “la promoción de relaciones sexuales no tradicionales entre los menores” y “crear una imagen distorsionada de la equivalencia social de las relaciones sexuales tradicionales y no tradicionales”.

Los jueces dictaminaron 6 contra 1 contra la ley de “propaganda gay” rusa

Los críticos dijeron que la misma redacción de la ley promovía estereotipos insidiosos como que los gays promueven un “estilo de vida homosexual”, o peor aún, la pederastia.

Los tres activistas que demandaron – Nikolai V. Bayev, 42; Aleksei A. Kiselev, 33; Y Nikolai A. Alekseyev, de 39 años, realizaron manifestaciones de 2009 a 2012 en las ciudades de Ryazan, Arkhangelsk y San Petersburgo, con pancartas que indican que la homosexualidad es natural, no una perversión. Por su activismo LGTBI, fueron detenidos y multados.

Ellos desafiaron los veredictos ante el Tribunal Constitucional de Rusia, que confirmó la prohibición sobre la base de la protección de la moral. Los tres hombres presentaron sus quejas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, Francia.

Los jueces dictaminaron 6 contra 1 contra la ley de “propaganda gay” rusa. El juez que disintió, Dmitry Dedov, es como no podía ser de otra manera, ruso.

Alekseyev elogió el fallo como “un golpe destructivo contra uno de los pilares de la ideología moderna de Rusia”, y “otra confirmación de que los representantes de la comunidad LGBTI están bajo discriminación en Rusia y sus derechos son violados “.

El fallo se centró en dos doctrinas: la libertad de expresión y la no discriminación.

En la primera parte, el tribunal rechazó rotundamente la afirmación del gobierno de que regular el debate público sobre la homosexualidad sirvió para proteger la moral. Según los magistrados, Rusia “no demostró cómo la libertad de expresión LGTBI desvalorizaría o afectaría negativamente a las “familias tradicionales” actuales o existentes o incluso comprometerían su futuro “.

Para los jueces, existe “un claro consenso europeo sobre el reconocimiento del derecho de los individuos a identificarse abiertamente como gays, lesbianas o cualquier otra minoría sexual, ya promover sus propios derechos y libertades”.

El tribunal también encontró que Rusia no había podido “dar ninguna explicación del mecanismo” por el cual un menor pudiera ser atraído a un “estilo de vida homosexual”, y mucho menos a la supuesta evidencia de que la orientación sexual o identidad de uno es susceptible al cambio bajo influencia externa.”

La vaguedad de algunas disposiciones hizo que su alcance potencial contra la comunidad LGTBI fuera ilimitado, según el tribunal. Por ejemplo, se encontró que uno de los hombres había sido multado por manifestarse frente al cuartel general del gobierno de la ciudad de San Petersburgo -un espacio público que no se sabe que sea popular entre los niños- con unas pancartas con reivindicaciones absolutamente neutrales como “La homosexualidad NO es una perversión”.

En cuanto a la discriminación, los jueces consideraron que “las diferencias basadas únicamente en consideraciones de orientación sexual” son inaceptables en el marco de la Convención Europea. Esto contrasta claramente con la ley rusa que “afirma específicamente que las relaciones del mismo sexo son inferiores a las relaciones de sexo opuesto”, y por lo tanto “predispone claramente contra la comunidad LGTBI“, según el tribunal.

50.000 niños al año sufren abusos sexuales en Rusia, la mayoría por hombres.

En su disentimiento, el juez Dedov, el único que voto en contra de esta sentencia, dijo que sus colegas no habían logrado equilibrar adecuadamente los derechos en conflicto.

Para él la ley “tiene un objetivo legítimo, a saber, la protección de la moral pública, la salud pública y los derechos de los demás”, y busca “proteger la privacidad (incluida la dignidad y la integridad) de los niños y las convicciones de sus padres en cuanto a cómo sus hijos deberían organizar su vida familiar “.

El juez Dedov también defendió la prohibición como una gran decisión política: “La idea de que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son normales crea una situación en la que los menores son predispuestos a participar en tales relaciones, sólo por la curiosidad que es parte integral de la mente de un niño. Así es como funciona está difusión de ideas frente a los niños “.

Citó estadísticas que informan de que 50.000 niños al año sufren abusos sexuales en Rusia, la mayoría por hombres. “Una difusión no autorizada de información que lo único que busca es atraer el interés del niño hacia las relaciones sexuales y que puede destruir las propias percepciones del niño sobre la vida privada y familiar”, escribió.

Lamentablemente y pese a la sentencia del Tribunal de Estrasburgo, parece claro que nada de esto va a cambiar por ahora

En su conclusión, Dedov afirma que “la posición del tribunal podría ser entendida como que tales demostraciones o manifestaciones LGTBI, incluso si se mantienen en las inmediaciones de las escuelas, son relevantes e incluso útiles en una sociedad democrática”, y añade: ”¡No estoy seguro de que los padres estén de acuerdo con un enfoque liberal tan amplio!”

Lamentablemente y pese a la sentencia del Tribunal de Estrasburgo, parece claro que nada de esto va a cambiar por ahora. Un país donde una celebración como la que comienza esta viernes en Madrid, del Orgullo Gay, no puede celebrarse por culpa de una ley absolutamente retrograda y basada en la discriminación, que además es defendida con argumentos falaces que criminalizan a todo un colectivo responsabilizándolo de cosas tan graves como la pederastia.

Noticias como estás nos dejan claro que manifestaciones como la del Orgullo Gay y el activismo LGTBI son todavía muy necesarios en un mundo, donde por desgracia, aún existe muchísima discriminación hacia gays, lesbianas, transexuales, bisexuales y personas intergénero.

@nenedenadie

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s