Juez británico prohibe a mujer transexual todo contacto con sus hijos por las creencias religiosas de su ex.


Roberto Santos

Un juez en Reino Unido ha decidido prohibir todo contacto con sus hijos a una mujer transexual, porque de no hacerlo, parece ser, los niños serían repudiados y marginados por los miembros de la comunidad judía ultraortodoxa a la que pertenecen. 

Para el juez de familia del Tribunal Superior de Justicia, Peter Jackson, ha pesado más la religión que los derechos de una persona transexual, pese a que reconoce que estás deben ser reconocidas y respetadas, y obviando además que está persona es biológicamente el padre de estos niños. 

0014119515.jpg

El juez debía decidir, como tantas otras veces, los derechos de visita, en este caso de una mujer transexual, que se divorció en 2015 de su esposa tras iniciar las terapias hormonales. Ambas pertenecían a una comunidad ultraortodoxa judía y tienen cinco hijos en común. Para los miembros de esta comunidad, la transexualidad viola preceptos básicos de la torá y además el proceso de cambio de sexo es “un pecado”.

Es por ello, que si la mujer transexual intentaba seguir en contacto con sus hijos o si hubiera conseguido el derecho de visita de sus hijos, estos habrían sido repudiados y marginados por el resto de la comunidad. Ojo, porque ya están estigmatizados dentro de la misma y hasta segregados del resto de sus compañeros en clase por ser hijos de padres divorciados.

En su sentencia el juez que ha decidido anteponer los prejuicios religiosos de un grupo que ni siquiera tiene una relación de parentesco con los menores, por encima de los derechos de quien biológicamente si los tiene, además del derecho a la igualdad de la mujer transexual. Eso sí en su sentencia, también ha hecho constar que “a pesar de su antigüedad, la ley judía no debe tener más de 3.500 años, mientras que la transexualidad indudablemente ha existido a lo largo de los 120.000 años que el homo sapiens lleva existiendo sobre la Tierra. Ambos aspectos de la cuestión tienen que ser tenidos en cuenta”.

Según el juez Jackson, en este caso se enfrentaban “de una parte el derecho a la libertad religiosa y de otra el derecho a la igualdad de trato” y él se ha declinado por la religión, una religión que obliga a estos niños a estar en aulas diferentes que el resto por ser hijos de divorciados, como si tuvieran algo contagioso y que además amenazaba con marginarlos aún más si hubieran tenido contacto con su progenitor, por el mero hecho de que sea una mujer transexual.

jewish-men-talk-in-golders-green-london.jpg

Yo no soy el juez, pero, ¿no debería primar por encima de todo el bienestar de los menores? ¿De verdad vivir en un entorno en el que se amenaza con repudiarles y que les estigmatiza por las decisiones de sus progenitores adultos es el mejor lugar para ellos?

Por otro lado, si lo consideraba un caso de libertad religiosa y eso está por encima del derecho de paternidad biológica y del bienestar de los menores, ¿le preguntó a caso a la mujer transexual qué religión procesaba? Y de haber sido por ejemplo católica, ¿qué religión habría antepuesto a la hora de decidir? 

Las referencias a la igualdad en la sentencia en mi opinión no son más que una forma de lavarse las manos, ante una decisión donde claramente la igualdad no ha sido parte de su sentencia. Lamentable. 

@Nenedenadie

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s