Trump: “El ahogamiento simulado es un método que funciona”.


Roberto Santos

En su primera entrevista como presidente, Donald Trump dijo que hablaría con el secretario de Defensa y el director de la CIA para determinar qué práctica de tortura en interrogatorios se puede y no se puede usar legalmente.

Para el presidente Trump, el ahogamiento simulado ( waterboarding, en inglés), funciona, pese a que es ilegal, como determinó una ley del Congreso de los Estados Unidos en 2015.

El ahogamiento simulado, es la práctica en la que se sumerge en agua al detenido por diferentes lapsos, es uno de los llamados “métodos de interrogatorio mejorados”, eufemismo con el que el gobierno del presidente George W. Bush autorizó el empleo de tortura con los detenidos sospechosos de terrorismo.

“Si me preguntan, si funciona. Absolutamente siento que funciona”, dijo el presidente en su primera entrevista como presidente con el canal de noticias ABC News emitida en partes este miércoles.

Además Trump dijo que “altos niveles de Inteligencia” compartían su opinión al respecto. “He hablado con gente de los más altos niveles de Inteligencia y les pregunté ‘¿(el ahogamiento simulado) funciona? Y me dijeron ‘sí, funciona'”.

Trump aseguró que se entrevistará con el secretario de Defensa, James Mattis, y el director de la CIA, Mike Pompeo, para determinar qué se puede y no se puede hacer legalmente, y luego afirmó que escuchará lo que Mattis y Pompeo opinan sobre el tema.

Mattis ha declarado en su reciente audiencia de confirmación en el Senado que, en su opinión, ese tipo de prácticas no funcionan. Pompeo, por otra parte, dijo ante los senadores que “absolutamente no” traería de vuelta esas técnicas. Sin embargo, dijo que revisaría la actual prohibición del ahogamiento simulado si se demostraba que eso impedía la recolección de “inteligencia vital”.

“Si los expertos creyeran que la ley actual resulta un impedimento para reunir información vital para proteger el país, yo quisiera revisar tales impedimentos y si alguna recomendación es apropiada para cambiar la ley actual”, escribió días atrás Pompeo en respuesta a preguntas que le formularon por escrito los senadores que analizaban su postulación.

Para justificar el uso del ahogamiento simulado, Trump tiro de demagogia y argumentó que grupos radicales como ISIS “cortan la cabeza de los ciudadanos o de cualquiera en Medio Oriente, porque son cristianos o musulmanes o cualquier otra cosa” y que por ello “hay que luchar fuego con fuego”.

Ya Trump se había manifestado en ese sentido cuando estaba en campaña. El 17 de febrero de 2016, cuando aún era precandidato por el Partido Republicano, dijo sobre el ahogamiento simulado: “Por supuesto que está mal, pero no es como ‘cortar cabezas'”, en referencia a las decapitaciones que el grupo extremista ISIS ha difundido en video en varias oportunidades.

En aquella oportunidad dijo que él aprobaría “de inmediato” la vuelta a esos métodos y que además haría que sean “incluso mucho peor”. Por desgracia, parece que cumplirá su promesa. Eso sí de hacerlo, estaría violando una ley que el Congreso de Estados Unidos ratificó en 2015, cuando aprobaron la iniciativa patrocinada por la demócrata Dianne Feinstein y el republicano John McCain, justamente para prohibir este tipo de torturas.

@Nenedenadie

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s