La historia de la primera persona intersexual reconocida en EEUU.


Roberto Santos

Estados Unidos ha emitido el primer certificado de nacimiento, donde el género no es masculino, ni femenino, sino intersexual.

Sara Kelly Keenan, de 55 años de edad, nació con genes masculinos, genitales femeninos y órganos reproductivos mixtos. Sin embargo, tardó 40 años en descubrirlo.

160926_sara_kelly_keenan_9de876c18caf5fe092e2beeaeb9e243e.nbcnews-fp-1200-800.jpg

Keenan cuenta que a los 16 años se había desarrollado de forma más rápida y tenía un mayor tamaño que otras chicas de su edad, por lo que sus médicos le recomendaron someterse a una terapia hormonal. “Supe que no iba a poder tener hijos y que tendría que tomar hormonas para el resto de mi vida”.

En 2009, cuando tenía 48 años, tuvo que someterse a una operación para retirarle tejido canceroso de los ovarios y descubrió que en realidad se trataba de tejido testicular que nunca pudo desarrollarse. Su padre le confesó que cuando era pequeña los médicos también le recomendaron someterla a un proceso de masculinización con hormonas y construirle un pene.

“Nunca se me ocurrió que iba a descubrir una mentira de 30 años, fue impactante saber que me habían engañado acerca de mi propio cuerpo”, comentó Sara en entrevista pata The Independent.

También señaló que espera que su caso pueda ayudar a terminar con falsas ideas sobre las personas intersexuales, concepciones basadas en prejuicios, que pueden llevar a alterar la vida de estas personas y ocasionar consecuencias fatales. “Como un bebé hermafrodita abandonado, mucha gente tomó decisiones por mí, incluyendo mi sexo y mi nombre sin mi consentimiento, sin dejarme decidir”.

Hace unos siete años, justo antes de que su padre muriera, Sara le preguntó sobre eso.”Me dijo que se había enterado de ello cuando era adolescente y que tomó la decisión de no darme toda la información porque pensaba que me confundiría en la vida. Estaban haciendo lo que creían que era lo correcto. Y ahora sabemos que no es lo correcto.”

“Siempre me he sentido tan masculino como femenino. Realmente no puedo elegir un género. El mundo no sabe que género soy”, asegura, consciente de que está afirmación puede hacer que muchas personas se sientan confusas con sus palabras, pero también convencida de que otras personas intersexuales se sentirán absolutamente identificadas con ellas.

Ahora, gracias a la petición que realizó al Estado través de un juicio se convirtió en la segunda persona en tener un acta de nacimiento no binaria en el país. El primer caso, ocurrió en California y su certificado de nacimiento la describe explícitamente como no binaria, mientras que en el caso de Sara se tuvo que agregar como intersexual porque las leyes de Nueva York requieren que su indicador de género este basado en la biología.

“No hay nada acerca de la intersexualidad que sea vergonzoso, que deba esconderse o ser alterado quirúrgicamente para encajar en un mundo binario de género. Esta es solo otra manera en la que se crean los seres humanos”, indicó.

Aunque es difícil de medir con precisión, ya que las condiciones intersexuales no siempre se diagnostican con precisión, algunos expertos estiman que hasta 1 de cada 1.500 bebés nacen con genitales que no pueden clasificarse como hombres o mujeres.

Los activistas locales creen que el caso de Keenan es una oportunidad única para educar a los funcionarios públicos, médicos y padres de familias sobre los derechos de las personas intersexuales; así como incidir en evitar la mutilación genital y las intervenciones médicas enfocadas en hacer que los bebés intersexuales se adapten a modelos de cuerpos basados en la dualidad del género.

Keenan trabaja en el Genderqueer Recognition Project como asistente legal, dicho proyecto busca ayudar a personas interesadas en modificar sus documentos legales para que sean reconocidos como no binarios. Actualmente el organismo tiene a 30 personas esperando a que su solicitud sea atendida.

La Organización Internacional de Intersexuales afirma que no deben ser tratados como enfermos al ofrecerles continuamente una operación quirúrgica o tratamientos hormonales. La ley española obliga a inscribir al bebé en el registro civil en uno de los dos sexos en un plazo de 72 horas.

@Nenedenadie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s