De pensiones, política y sistema financiero.


Ayer pudimos ver a la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en su comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso, que abre los debates para reformar el sistema público de pensiones. Báñez quiso hacer un llamamiento a la calma y a la confianza de los “millones de españoles, a los actuales pensionistas y a los futuros” porque según ella “las pensiones están garantizadas a medio y largo plazo”. Aseguró también que nuestro sistema público de pensiones es uno de los más fuertes de la UE y que el gasto en pensiones ascenderá al 11% del PIB en 2060.

El problema es que la señora Báñez no nos ha explicado, ¿cómo va a garantizar las pensiones a medio y largo plazo? Y hubiera sido bueno que lo hiciese porque si hacemos caso a los expertos, parece que esto no será tan fácil.

Según los expertos, en el futuro a largo plazo habrá pensiones públicas, pero seguramente de menor cuantía en términos proporcionales, a no ser que se invierta la situación actual. Pero, ¿cuánto bajaran las pensiones?

Aquí hay para todos, según el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid, Santos Ruesga, podrían bajar entre un 30 y un 40%. Datos parecidos a los arrojados por los profesores Javier Díaz Giménez (IESE Business School) y Julián Díaz Saavedra (Universidad de Granada), que hacen un calculo basándose en la legislación vigente, incluido el factor de sostenibilidad que entrará en vigor en 2019, según el cual en 2050 las pensiones en España habrán pedido alrededor de un 30% de su valor.

¿Cuales son los problemas del sistema de pensiones a día de hoy?

Hay datos objetivos que amenazan la sostenibilidad del sistema tal y como esta diseñado ahora.

El envejecimiento de la población también conocido como “cambio demográfico”, que hace aumentar la proporción de jubilados sobre trabajadores. Es decir, habrá cada vez menos asalariados que tendrán que sostener a cada vez más pensionistas a través de las cotizaciones a la Seguridad Social. Estamos ante un sistema, donde sólo puede salir de la caja lo que entra.

Las altas tasas de paro y la precariedad laboral, cada vez mayor, están haciendo una ulcera importante en esta caja de la Seguridad Social. Es curioso que mientras el Gobierno del PP alardea día sí y día también del aumento de cotizantes por el descenso del paro en los últimos años, nos encontremos con que el numero de cotizantes este subiendo más que las aportaciones a la Seguridad Social, ya que los trabajadores y trabajadoras precarios sólo pueden pagar la cuota mínima. Esto lo quiero subrayar porque es importante, ya que el Gobierno no deja de hablar de recuperación, pero en ningún momento habla de la precariedad de su famosa recuperación económica, así que basta con mirar la recaudación y el número de cotizantes para comprobar que la precariedad que el PP niega, es una realidad clara y evidente.

Lo mismo ocurre con los autónomos, otra apuesta del PP para reducir el paro. El 86,3% de los trabajadores por cuenta propia sólo cotiza por la base mínima de 264 euros al mes, según datos de la revista Seguros, que edita El Economista. Es por esto que los autónomos ya reciben hoy una pensión un 30% inferior a la media, unos 691 euros al mes, frente a los 1.026 euros que reciben los trabajadores por cuenta ajena.

En los últimos años además el Gobierno decidió meter la mano en la caja del Fondo de Reserva, popularmente conocido como “Hucha de las Pensiones”, que fue acordado en el 2.000 como fruto del Pacto de Toledo entre los grandes partidos para disponer de un colchón durante las épocas de vacas flacas. Pues bien, para Rajoy las vacas debían estar famélicas porque la Hucha ya esta prácticamente vacía.

¿Cuales son las soluciones?

Aquí llegamos a la parte más movida de todo esto, básicamente porque en el diagnóstico estamos todos de acuerdo, pero no así en las soluciones.
Así que os las voy a contar en este orden, primero lo que proponen los diferentes partidos en está materia, segundo la opinión de economistas y expertos y tercero la opinión de mercados y sistema financiero. Vamos allá:

PARTIDOS POLITICOS.

Ya que el PSOE no tiene líder y tampoco se sabe muy bien que postura tienen ahora frente a nada, os resumo algunas de las propuestas que figuran en su web;
-Mejorar los ingresos provenientes de cotizaciones sociales a través de la elevación gradual de la base máxima de cotización y de la mejora progresiva de las bases mínimas (vinculada al incremento del SMI).
-Establecer la cotización de los trabajadores autónomos en función de sus rentas o ingresos.
-Incrementar progresivamente la financiación del Estado a través de la creación de una nueva figura impositiva que tendrá carácter finalista y vinculado a la financiación de las pensiones.
-Reforzar el Fondo de Reserva a través de una mejora de su regulación.

Podemos por su parte habla en su programa de:
“La introducción del factor de sostenibilidad ha provocado la pérdida del poder adquisitivo de las pensiones, y perpetuará esta tendencia en los años venideros. Además, el incremento del paro, la precarización, la temporalidad y el descenso de los salarios han puesto de manifiesto las debilidades del sistema público de pensiones; debilidades que persistirán si no se mejoran los mecanismos actuales de financiación”
Su solución: “Introducir progresivamente la financiación por vía impositiva, tanto para las pensiones de muerte y supervivencia como para el incremento del gasto derivado del aumento en la esperanza de vida”. Con Podemos la factura subiría ya que propone volver a bajar la edad de jubilación a los 65 años y restituir la indexación de la prestación al IPC, así como aumentar la pensión no contributiva hasta el salario mínimo interprofesional.” Las propuestas de Izquierda Unida van en la misma dirección.

El PP, prometía en su programa electoral que “avanzaremos y consolidaremos el fortalecimiento del sistema de pensiones”, pero no ofreció ningún detalle de cómo piensa conseguirlo, vamos, lo mismo que hizo ayer la ministra Báñez. Igual piensan solucionarlo con una varita mágica, encomendándose a alguna Virgen o pidiendo ayuda al ángel Marcelo…
Lo que si sabemos es que el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro ya propuso en su momento que “el Estado financie con impuestos la parte menos contributiva de la Seguridad Social”.

Por su parte el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sugería ya hace unos cuantos meses que se podría tapar el agujero en la caja de la Seguridad Social con dinero del presupuesto general.
Para C’s “la jubilación debe entenderse como un derecho y no como una obligación y debería establecerse un sistema exible de jubilación que permitiera que las personas que deseen jubilarse más tarde puedan hacerlo.” “Proponemos aportaciones sostenidas al Fondo de Reserva del Sistema Público de Pensiones en una cuantía nunca inferior al 0,1% del PIB.”

Obviamente en las páginas web de los diferentes partidos podéis encontrar más propuestas y más información sobre sus posturas en lo que a este tema se refiere.

LOS EXPERTOS

He de decir que hablar de expertos siempre me hace gracia, porque algunos fallán más que una escopeta de feria, pero en este caso no voy a ir citando enconomista por economista y catedrático por catedrático, porque entonces esto sería un libro y no un artículo. Lo que si os voy a contar es los puntos en los que coinciden una mayoría de ellos.

-Vincular de nuevo las pensiones al IPC
-Plan para mejorar tanto cantidad como calidad del empleo.
-Eliminar bonificaciones de contratación
-Eliminar los topes de cotización
-Aumentar la natalidad, implementando planes de ayuda en este sentido.
-Financiar algunas pensiones a través de los Presupuestos Generales del Estado
-Dejar atrás la austeridad y apostar por políticas activas de empleo, que incluyan mejoras salariales y un aumento de la productividad.
LOS MERCADOS Y EL SISTEMA FINANCIERO

Hace tiempo que bancos y aseguradoras se frotan las manos con la degradación del sistema de pensiones a la vez que invierten en campañas publicitarias para convencernos de que ahorremos para nuestra jubilación a través de los diferentes productos financieros que nos ofrecen. Esto a la vez que hacen lobby para presionar a los gobernantes y que les otorguen más ventajas a estos productos, que los hagan más atractivos a ojos de los ahorradores.

El sistema financiero juega con los problemas que experimenta el Sistema de Pensiones, uno de los pilares del Estado de Bienestar. No olvidemos que con las últimas reformas del sistema, la del Gobierno del PSOE en 2011 y la del PP en 2013, la retribución de los futuros jubilados no hará más que bajar con el declarado propósito de conseguir estabilizar la caja de la Seguridad Social. No olvidéis tampoco que Rajoy introdujo el llamado factor de sosteniblidad, según el cual la cantidad a percibir en el futuro se calculará en función de la esperanza de vida y de la situación socioeconómica en general.

Con este panorama, es lógico que bancos y aseguradoras se froten las manos, y es que entre la gente de menor de 50 años está imperando cada vez más la idea de que van a cobrar una pensión pública ridícula al final de su vida laboral.
Para el sector financiero el dinero de los ahorradores es fundamental para mantener su industria, quizás por ello hemos podido ver como en momentos claves como campañas electorales, agitaban el avispero en contra de los partidos de Izquierdas. A ellos les conviene que la sensación de que no habrá pensiones publicas dignas en el futuro se instale en la sociedad y para ello tienen que desacreditar toda propuesta que de credibilidad y aire al sistema público de pensiones.

Tengamos en cuenta que el volumen de dinero que los españoles destinan a fondos de pensiones privados ha subido mucho en las últimas décadas pero aún se encuentra muy lejos del resto de países desarrollados. En España, el 18,6% de la población tiene un plan privado frente al 32% de la Eurozona, según datos de la OCDE.
Para revertir esta situación, el lobby financiero contribuye a reforzar la idea de que el sistema público de pensiones no tiene solución y no servirá para nada en el futuro, instalando así en nuestras mentes la necesidad de tener un plan privado. Según la Fundación Edad y Vida, perteneciente a este lobby, publica: “parece razonable pensar que la principal forma de incentivar el ahorro voluntario es que las pensiones mínimas y las obligatorias sean poco generosas”. Vamos, más claro agua, ¿no? Igual ahora ya os podéis imaginar a quien beneficiaban las ultimas reforma del sistema aplicadas por PSOE y PP respectivamente.

Pero ojo, porque si bien los fondos de pensiones se venden como un producto completamente seguro que ofrece una buena rentabilidad, así como otros productos de ahorro, incluso los llamados “prudentes”, todos ellos incluyen la siguiente cláusula en el contrato: “El Plan de Pensiones no garantiza rentabilidad, pudiendo incurrir en pérdidas, en función del comportamiento de los mercados financieros”. Ahí es nada, así que es seguro hasta que deja de serlo y rentable si lo es, si no, pues ajo y agua. Curioso que eso se olviden de comentarlo en la publicidad esa tan bonita y lacrimógena que nos meten por los ojos cada día.
Lo que queda claro es que el Sistema Público de Pensiones necesita reformas de calado y no que una ministra salga a decir que las pensiones están garantizadas y estemos todos tranquilos, porque cuando esta señora deje de ser ministra vendrá otra u otro que se encontrará con que cuando se pudo no se hizo nada y con que el garantizado ese, tiene el mismo valor que el precio para toda la vida que publicitaba una compañía telefónica en una de sus tarifas y que al año y poco dejo de ser para toda la vida, caducó y desapareció.

Por otro lado, no seré yo quien os diga que no hagáis un plan privado de pensiones, porque viendo los gobernantes que tenemos parece que ese es el camino al que nos quieren llevar. Eso sí, leer la letra pequeña si lo hacéis, que ya habéis visto como usaron las preferentes para estafar y aprovecharse de los ahorradores.

También sería bueno recordar que gracias a las pensiones de muchos abuelos, muchas familias han podido seguir viviendo en plena crisis y todavía hoy. Tampoco que las pensiones no son solo un gasto, sino que también son un estimulo al consumo y por tanto también generan empleo y riqueza.

Debemos decidir que modelo de sociedad queremos, si queremos poner nuestro futuro en manos de grandes empresas y bancos o si queremos mantener un sistema solidario entre todos donde nadie se quede descolgado, donde no se abandone a nadie por tener menos. Y eso, ahora mismo se traduce en tomar decisiones políticas de calado que vayan a la raíz de los problemas del sistema público de pensiones y que busquen solucionarlo y no poner parches para que siga agonizando un tiempo más hasta que su muerte sea irreversible. De nosotros depende, podemos ser meros espectadores o parte activa, eso ya es cosa de cada uno.

(Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin autorización expresa del autor)

@Nenedenadie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s