De como la reforma del aborto evidencia la división interna del PP.


1389102202_236498_08417100_fotograma_1

El debate del aborto esta en su punto álgido y no solo por el rechazo de la mayoría de los españoles a la arcaica ley presentada por Gallardón que nos haría volver a una de supuestos similar a la de 1985 pero aún más restrictiva y dura, sino por el propio revuelo que ha formado dentro del partido del Gobierno, donde cada día surgen más voces pidiendo que se revise, que no se lleve adelante o que se les deje votar en conciencia. Lo cierto es que en estos dos años de Gobierno de Mariano Rajoy el descontento no ha dejado de crecer dentro de la formación y este nuevo debate sobre la reforma del aborto pone en evidencia que el PP es un partido cada día más dividido.

Celia Villalobos
Celia Villalobos

La vicepresidenta del Congreso Celia Villalobos, esposa del consejero y mano derecha del presidente, Pedro Arriola, ha abierto la caja de los truenos en el Comité Ejecutivo del Partido Popular al reclamar libertad de voto sobre la reforma del aborto en el Congreso de los Diputados. “Represento a muchos que no están de acuerdo con la reforma presentada”, ha asegurado. “Pido libertad de voto”. Villalobos siempre se ha destacado por sus posturas feministas y sensiblemente más liberales que las de otros miembros del partido.

Monago y Gallardón
Monago y Gallardón

A esta hay que sumar la voz de Monago que pide que se debata, se hable y se busque el consenso. En esta misma línea se sitúa también el Presidente de la Xunta gallega, Alberto Núñez Feijóo, que abogó por “hablar” para “no imponer la nueva ley”. Asimismo, también el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, pidió evitar este tipo de enfrentamientos.

El Presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herreraha pedido esperar al fallo del Tribunal Constitucional sobre el recurso presentado por el PP antes de cambiar la normativa. También se han mostrado críticos con esta ley la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes; el secretario general de NNGG, Javier Dorado; la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, o el regidor de Valladolid, Javier León de la Riva.

Cristina Cifuentes
Cristina Cifuentes

Si hacemos caso a las encuestas publicadas por diferentes medios, incluida la de este blog, nos encontramos con que una amplia mayoría de los españoles están de acuerdo con la actual ley de plazos y no consideran necesario modificarla.

Pese a todo esto, la cúpula del PP parece dispuesta a cerrar filas e imponer una ley que no es bien recibida por su propia militancia.

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy

Rajoy ha salido en defensa de Gallardón y destaca que el texto presentado por el ministro de Justicia contiene “una redacción equilibrada” y señaló a los críticos que, por supuesto, se puede hablar sobre la reforma, pero les pidió que mantengan estos debates en los órganos internos, en los del partido, y no fuera. Y es que el jefe del Ejecutivo había emplazado a los suyos en su primera exposición a centrarse en la recuperación. La economía será mi discurso y debe ser también el vuestro, les advirtió.

En rueda de prensa, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, emplazó a esperar a la tramitación parlamentaria del texto para tener oportunidad de conseguir el mayor consenso posible. “No me cabe la menor duda por que se hará un proyecto que suscite el máximo consenso como era el proyecto del año 1985”. Y, sobre la posibilidad del secreto del voto planteado por Villalobos ha zanjado: “Hoy por hoy ese tema no lo vamos a tratar”.  Es decir, ha evitado hablar del tema y ha escurrido el bulto para más adelante. Y es que Cospedal tras un año 2013 lleno de meteduras de pata y grandes patinazos, parece que ha decidió enfrentar el nuevo año con un perfil más bajo. Eso si, deja abierta la puerta a que el proyecto de ley sea modificado y a que se busque algún tipo de consenso. 

Alberto Ruiz Gallardón
Alberto Ruiz Gallardón

Por otro lado, Gallardón se vio obligado a intervenir y contestó a los barones que “el debate es si la izquierda tiene el monopolio” sobre la cuestión e impide que los demás puedan entrar a este asunto”. “Tenemos que liderar y no sólo gestionar”, añadió. En este sentido, criticó la “superioridad moral de la izquierda” al respecto. Además, defendió que el texto de su reforma es igual al recurso que el PP presentó ante el Tribunal Constitucional ante la ‘ley Aído’, pero “con mejoras”. Resumiendo, lo convierte en un debate de izquierda o derecha y a tomar por culo los matices y las opiniones personales de todos los demás. Eso si que es creerse con superioridad moral y evidencia la falta de argumentos y recursos del Ministro para defender su ley si tiene que recurrir al “y tú más” para defenderla.

La realidad, mal que le pese al Gobierno de Rajoy, a Rouco Varela, al Foro de la Familia y a los señores del OPUS  es que la mayoría de los españoles están de acuerdo con la actual ley y muestran un fuerte rechazo a la propuesta por el Ministro de Justicia que convierte a la mujer en una incubadora incapaz de decidir sobre su propia vida y su propio cuerpo. Justo habla de ‘superioridad moral’ de la izquierda el que quiere imponer su decisión a miles de mujeres. ¿Cómo se llama eso?

El PP recurre a que en su programa electoral venía este tema y que por lo tanto esta respaldado por millones de votantes. Pero ojo, en su programa no ponía nada de volver a la ley de 1985 y ni mucho menos de eliminar el supuesto de malformación. Es más, teniendo en cuenta que sus críticas a la ley de plazos aprobada por el Gobierno de Zapatero, se ceñían al malestar que les generaba que las menores de edad pudiesen abortar sin consentimiento paterno, no sería muy loco pensar que la mayoría de sus votantes asumiesen que ese sería el único cambio que se haría sobre la ley del aborto. Y es más de haber sido así, apenas hubiese habido revuelo y muy probablemente no se hubiera quejado nadie dentro del PP.

Pero Gallardón no se podía conformar con reformar un aspecto, él quería ganarse al ala dura del PP y para ello opto por volver a la ley de supuestos y encima endurecerla, sin preocuparse de encontrar el consenso aunque solo fuese dentro de su partido. Es decir, él solo ha pensado en su propia ambición y en sus aspiraciones y todo lo demás le importa poco o nada.

Gallardón
Gallardón

La ley todavía no ha sido aprobada y me consta que todavía es posible que nos encontremos con más voces dentro del PP mostrando su oposición a la misma. Por otro lado, el Constitucional todavía no se ha pronunciado sobre el recurso puesto por el PP a la ley de plazos del PSOE y podría ser demoledor para Gallardón que se pronunciasen a favor de la ley de Zapatero aunque no fuese en todos sus aspectos.

Lo que esta claro es que desde hace un tiempo las voces críticas contra el Gobierno de Mariano Rajoy ya no vienen solo desde los partidos de la oposición sino de sus propias filas. Bárcenas, las subidas de impuestos, los recortes, etc, han ido haciendo que cada vez más dirigentes del PP se muestren críticos, descontentos y preocupados porque tienen miedo a perder sus sillones de mando. No olvidéis que en Mayo tendremos que votar al Parlamento Europeo y que en esta primera cita con las urnas un varapalo del PP podría frenar reformas tan polémicas como esta. No es casualidad que no se sepa todavía cuando se va a votar en el Congreso, porque la realidad es que Rajoy esta esperando a ver como reaccionan las urnas y para ello esta centrado en vender la recuperación económica, aunque este cogida con pinzas, y tratar de evitar al máximo temas tan polémicos como este, que podrían llegar a eclipsar su estrategia electoral y llevarles a perder muchos votos del centro imprescindibles para ganar en elecciones. 

Nosotros no vamos a dejar de denunciarlo y de pedir que no se cambie la actual ley, que se respete la opinión de la mayoría de los españoles e incluso que tengan el valor de llevar esta reforma de ley a referéndum aprovechando las elecciones al Parlamento Europeo. También podrían dar libertad de voto a sus diputados y dejar que cada cual vote en conciencia lo que realmente piensa. ¿Que clase de democracia tenemos si a los diputados se les dice lo que deben de votar? ¿Para quien Gobiernan si se niegan a escuchar a los ciudadanos y hasta a sus propios compañeros de partido? Es curioso que sea más importante contentar a una minoría que tratar de buscar el consenso de la mayoría y es justo por estas cosas por las que los españoles ven a los políticos como un problema, porque están más preocupados de defender sus propios intereses, que el interés general y así nos va.

31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s