Ignacio González. ¿Político ejemplar o ejemplo de político?


Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid

Ignacio González ha hecho toda su carrera política a la sombra de Esperanza Aguirre, licenciado en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, ha estado siempre vinculado a la Administración Pública. Además de ocupar varios cargos también ha estado vinculado a varios escándalos que han salpicado de pleno al PP.

Empecemos por los cargos, fue subsecretario del Ministerio de Cultura, Educación y Deportes (1996-1999), secretario de Estado para la Administración Pública en el Ministerio de Administraciones Públicas (1999-2002), secretario de Estado de Inmigración en el Ministerio de Interior (2002-2004) dirigido por aquel entonces por Angel Acebes. Durante este tiempo, Ignacio González fue el artífice de la reforma de la  ley de extranjería que se pactó con el PSOE en 2003.

En 2003, es nombrado vicepresidente primero del Gobierno de la Comunidad de Madrid y portavoz del Ejecutivo regional y desde febrero de 2009, se hace cargo de la Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, cargos que compagina con la presidencia del Canal de Isabel II, la empresa pública que gestiona el agua en Madrid, y la vicepresidencia del Comité Ejecutivo del Ifema, además de ser patrono del Teatro Real de Madrid.

Tras el anuncio de dimisión de Esperanza Aguirre el 17 de septiembre de 2012, ocupó la presidencia interina de la Comunidad (por ser vicepresidente). El 26 de septiembre fue elegido cuarto presidente de la Comunidad por la Asamblea de Madrid, tomando posesión del cargo al día siguiente.

Curiosamente, al hablar de Ignacio González y sus cargos también hay que hablar de su familia y sus cargos. Si, has leído bien, su familia, desde su padre de 86 años, hasta su cuñada pasando por sus hermanos. Estos son sus familiares y sus cargos:

El padre, Pablo González Liberal, secretario general técnico del grupo parlamentario popular en el Senado, un puesto de máxima responsabilidad política en el trabajo cotidiano de los senadores. Cabe destacar que este hombre tiene ya 86 años y ya en el franquismo ocupó cargos en el desaparecido Ministerio de Información y Turismo, en el desaparecido INI y en el Ayuntamiento de Madrid.

El hermano, Pablo González, es desde el pasado mes de abril director de Estudios Comerciales de Mercasa, entidad pública dependiente de la Sociedad estatal de Participaciones Industriales, SEPI, que preside Ramón Aguirre. Anteriormente estuvo ocupado en Bankia, desde la llegada de Rato.  Abandonó su posición en el polémico banco fusionado semanas antes de la salida del ex vicepresidente del Gobierno y ex director del FMI. Después, se hizo con el 30% de la sociedad Tecnoconcret, adjudicataria de la explotación del complejo de golf en Chamberí, en pleno centro de Madrid. A esta operación también se apuntó su cuñado, Juan José Caballero, con otro 30% de la sociedad.

Su mujer, Lourdes Cavero, trabaja como adjunta a la presidencia de la patronal madrileña, CEIM, de la que es titular el empresario Arturo Fernández.

Su hermana, Isabel González, es diputada de la Asamblea de Madrid y concejala en el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, en cuyo consistorio es la cuarta teniente de alcalde y responsable de las áreas de Obras y Servicios y de Cultura.

Su cuñada, Carmen Cavero, es vocal de la entidad Caja Madrid Cibeles S.A., la empresa que reunía la cartera de inversiones industriales de la desaparecida Caja Madrid. Además, hasta su nacionalización, fue miembro del consejo de administración, con la adscripción de “independiente”, de Bankia. Por esta actividad, según las cuentas de la entidad, percibió en el ejercicio de 2011 un total de 173.000 euros.

Volviendo a Ignacio González, no puedo obviar que su nombre ha estado vinculado a múltiples escándalos y tramas. No es de extrañar que dentro de su propio partido son muchos los que lo miran con recelo y están deseando verlo apartado de la política española.

Estos son algunos de los titulares que se han publicado en la prensa española, mostrando la cara mas turbia de Ignacio Gonzalez:

El dossier que Rajoy no investigó

El dossier principal sobre el número dos de Aguirre tiene 69 páginas y detalla patrimonio, adjudicaciones y relaciones de González

Indicios de blanqueo en la compra del ático de Marbella atribuida a Ignacio González

El SUP rectifica al jefe Cosidó, que pretendió proteger a González: “Los inmuebles no cometen delitos”

 

El sindicato de policías pide que se investigue a Ignacio González por blanqueo de capitales

El SUP mantiene su pulso a Interior, que le acusó de prácticas “irregulares” contra el ‘número dos’ de Aguirre

Interior confirma que investigó a Ignacio González en relación con el ático de lujo en Marbella

ático en Marbella

La Policía investiga si el ático que ocupa Ignacio González en Marbella es una ‘comisión Gürtel’

La vivienda está a nombre de una sociedad con domicilio en un paraíso fiscal y el vicepresidente tiene intención de comprarla

Suma y sigue de Ignacio González: denuncia por malversación de fondos contra el Canal de Isabel II

Una trabajadora de la empresa pública que preside el número dos del Gobierno regional destapa el presunto desvío de fondos en connivencia con Sacyr

Tomás Gómez pide explicaciones: “Es el Gobierno de los áticos de lujo, del golf a diario y de la privatización de los servicios públicos”

El PSM reclama la comparecencia “urgente” en la Asamblea del vicepresidente regional

Ignacio González, o el arte de prosperar en política sorteando sospechas y acusaciones de corrupción

Un correo electrónico de su entrenador de padel explicaba que la Comunidad de Madrid invirtió 1,3 millones en una empresa porque “le interesaba al vice”

Ignacio González junto a Esperanza Aguirre

Realmente, podría estar horas recopilando titulares sobre Ignacio González, porque hay hemeroteca para aburrir sobre este hombre y los escándalos en los que se ha visto envuelto. En cualquier país serio, una persona que ha estado vinculada a tantos escándalos de corrupción, espionajes, etc, no sería valida para ocupar un cargo público. En España, se ve que si.

El actual presidente de la Comunidad de Madrid no es una persona ejemplar, ni intachable, es el perfecto ejemplo de la clase política que estamos sufriendo los españoles y que nos ha arrastrado a la profunda crisis que hoy estamos padeciendo.

No puedo entender como no exigimos a nuestros políticos curriculums intachables y que tengan comportamientos ejemplares. No entiendo como es posible que no nos escandalicemos al encontrarnos con políticos que tienen a toda su familia ocupando cargos públicos o en empresas afines a ellos. No puedo entender que los políticos españoles como Ignacio González se permitan el lujo de decirnos que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y que tenemos que apretarnos el cinturón y ser responsables. Desde luego, lo que es evidente es que tenemos políticos muy por debajo de lo que nos merecemos.

Ignacio González es sin duda uno de los peores ejemplos de político español, me consta que muchos en su mismo partido también lo piensan y que no son pocos en Génova los que no tendrían problemas en apartarlo de la política, pero también me consta por fuentes del PP que este hombre tiene la vaca muy bien atada y que no resultaría fácil apartarlo.

Lo que es evidente, es que los españoles deberíamos reflexionar sobre lo que queremos y deberíamos exigir políticos profesionales, con vocación de servicio público, con curriculums intachables y comportamientos ejemplares y que no den lugar a dudas sobre su honestidad e integridad. Deberíamos exigir que todos aquellos que estén bajo la sombra de la corrupción sean inhabilitados para ejercer cargos públicos y apartados de la política.

Por políticos como Ignacio González nos encontramos con que la clase política española se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los españoles, que cada vez recelan más de todos los políticos. Ciertamente pagan justos por pecadores, pero al final la culpa no deja de ser de la propia clase política que no limpian y ponen orden en sus partidos y miran hacia otro lado. Quizás si empezasen a eliminar a todos aquellos  que se columpian de forma evidente, ya sea metiendo la mano o a toda su familia en puestos de responsabilidad, empezaría a mejorar la imagen que los españoles tenemos de nuestros políticos. O quizás nos encontraríamos con que los partidos políticos se quedan medio vacíos. Lo que es seguro es que sería un buen paso para empezar a recuperar la credibilidad perdida y sobre todo la confianza de los ciudadanos. Confianza que hoy es evidente que no tienen.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s