La banca, los desahucios y los políticos, la Spanish Horror Story.


Plataforma Stop Desahucios

Hace tan solo unos días, Amaia Egaña, una mujer de 53 años de Barakaldo, se arrojaba al vacío desde su vivienda cuando iba a ser desahuciada. Amaia no encontró otra salida, hasta ese punto le agobiaron sus deudas y sin duda los recobradores del banco con el que contrajo su deuda. Nadie ha hablado de ello y creo que es importante hacerlo para comprender mejor que llevo a esta mujer, madre de familia, a no encontrar otra salida mas que la muerte.

Cuando alguien tiene una deuda y deja de pagar el acredor pone en marcha una serie de medidas de presión para intentar conseguir que el deudor pague, comienzan entonces la presión bajo la amenaza de acciones judiciales y de los posibles embargos a los que se pueden enfrentar si no pagan. Amaia Egaña se tuvo que enfrentar con toda seguridad a toda esa maquinaria de presión, maquinaria de presión que muchas veces roza o traspasa la ilegalidad. Probablemente durante meses Amaia se tuvo que enfrentar a múltiples llamadas de teléfono amenazantes, a incesantes cartas y notificaciones por parte del banco, del gabinete judicial, de la empresa de recobro correspondiente, etc.

Amaia no se suicido porque se le ocurrió de repente, Amaia se suicido porque durante meses fue empujada a ello, porque psicológicamente no podía más, porque durante meses vivió con el miedo al teléfono, al desahucio, a las terribles consecuencias, que cuando llegaron a materializarse le llevaron  a no encontrar  salida y optar por quitarse la vida.

Amaia Egaña, víctima de los desahucios.

La historia de Amaia, no es la única, en España ha habido muchos más suicidios desde que comenzó la crisis, pero por suerte para los bancos normalmente la prensa no se hace eco de ello y muchos de ellos no lo han hecho en el momento del desahucio sino dentro de ese proceso de presión y amenaza constante al que son sometidos desde el momento en que dejan de pagar.

En los últimos años 400.000 familias se han quedado en la calle, a un ritmo de 500 familias por día. El drama social que se esta viviendo en España, muestra su cara más cruel en forma de desahucio, condenando a la exclusión social a miles de familias españolas. Lo más tremendo de todo esto, es que esas familias desahuciadas, humilladas y condenadas a la pobreza, se quedan con su deuda. Es decir, le siguen debiendo al banco la vivienda que ya no tienen.

Los bancos, los principales culpables de la crisis, durante años se dedicaron a dar créditos a diestro y siniestro, a ganar dinero sin ningún escrúpulo, sabemos que vendieron productos financieros complejos a gente que no podía comprenderlos pero que confiaban en su banco y acabaron perdiendo sus ahorros o sus casas. Cuando estallo la crisis, muchos de los responsables de estos bancos se fueron con  los bolsillos bien llenos. Comenzaron los rescates, los bancos necesitaban el dinero de todos y nosotros teníamos que ser comprensivos con los bancos y rescatarlos porque según nos decían las consecuencias de no hacerlo serían terribles.

Por otro lado, nos encontramos con que los políticos, que en muchos casos estaban metidos hasta el cuellos en esas cajas que se reconvertían en bancos y que habían contribuido en la construcción de la gran deuda, que siendo privada, hemos acabado en convertirla en pública y pagarla entre todos. Los socialistas en la época Zapatero fueron los primeros en vendernos a los mercados y luego vino Rajoy prometiendo que no daría un solo euro de dinero público a la banca entre otras muchas cosas, que ya sabemos que no solo no ha cumplido sino que ha hecho además todo lo contrario. No solo le dio dinero público a la banca, es que tuvimos que pedir un rescate a Europa para salvar el desastre de los bancos españoles y convertirnos en avalistas de esa deuda. ¿Por qué no les desahuciamos y nacionalizamos todos esos bancos?

Mariano Rajoy y Rodrigo Rato en un acto de Bankia.

Nosotros hemos tenido que pagar por los platos rotos de los malos gestores políticos y por la ambición y la codicia desmedida de los bancos. Hemos sufrido recortes en todo, sanidad, educación, sueldos, derechos y además hemos comenzado a pagar más impuestos directos e indirectos, lo que ha mermado considerablemente nuestro poder adquisitivo.

Pero atención, durante todo este tiempo hemos tenido que escuchar al PP acusarnos de haber vivido por encima de nuestras posibilidades y poco más que ser nosotros los culpables de todo lo ocurrido. No voy a meterme a explicar en quien y cómo comenzó todo esto, porque ya todos lo sabemos.

Ahora, ante la presión social, no olvidemos que los jueces denunciaron que la ley hipotecaria era abusiva, también la consideró así Bruselas y lo más importante la presión ciudadana, plataformas como STOP DESAHUCIOS que durante todo este tiempo han estado luchando contra esta injusticia y estos abusos consiguiendo en muchos casos retrasar los desahucios y hasta llegar a evitarlos. Una acción ciudadana y solidaria que sin duda merece el reconocimiento de todos.

Han hecho falta, 400.000 desahucios y varios suicidios para que los políticos españoles decidan tomar medidas. Ahora los dos grandes partidos luchan codo con codo por llevarse el mérito de frenar esta sangría, ahora Rubalcaba pide disculpas por no haberlo hecho antes. Ahora el PP y Mariano Rajoy dicen que su prioridad es evitar más desahucios cuando ellos mismos han vetado múltilpes propuestas para frenarlos durante todo este tiempo.

Es asqueroso, repugnante y vergonzoso que quieran colgarse la medalla cuando han permitido que 400.000 familias sean desahuciadas, cuando personas como Amaia se han quitado la vida y sobre todo cuando durante todo este tiempo se han dedicado a rescatar a los bancos y a aumentar la presión sobre las familias a golpe de recortes e impuestos.

Los verdugos se quieren convertir en salvadores, pero no lo son. Es de justicia que esto se frene, es de justicia que ni una sola familia más pierda su casa y es de justicia que se cambie la ley hipotecaria.

Es curioso que nos pongan el ejemplo de otros países cuando nos suben impuestos, nos recortan o nos quitan festivos y nos obligan a trabajar más cobrando lo mismo o menos, pero no hayan seguido nunca el ejemplo de países como Estados Unidos donde una vez entregada la vivienda la deuda esta finiquitada. Los políticos españoles se han negado a la dación en pago sistemáticamente. El PSOE ya en estos últimos tiempos empezó a proponerla pero solo para algunos casos donde la renta no superase cierta cantidad. Esto lo que deja claro es que nuestros políticos se han dedicado a proteger a la banca en todo momento y no al ciudadano.

Alfredo Pérez Rubalcaba y Rodrigo Rato, acto de Bankia

Por culpa de todo esto, la pobreza en España ha aumentado de forma tremenda y terrible, en este blog tenéis un articulo con los crueles datos de la crisis en nuestro país, pero no olvidemos que tras los números hay personas y que esas personas son víctimas. Y son víctimas de los bancos y los políticos que curiosamente en muchos casos se entremezclan y resulta que son los mismo.

En España estamos viviendo una auténtica historia de terror y ha hecho falta que una mujer de 53 años se quite la vida para que el foco se ponga por primera vez desde que comenzó la crisis, en nosotros, en los ciudadanos. Deberíamos de preguntarnos, ¿qué clase de políticos tenemos que tiene que suicidarse alguien para darse cuenta del drama que viven sus ciudadanos? ¿Qué clase de políticos tenemos que se han dedicado a rescatar a la banca a costa de oprimir a los ciudadanos?

Esperemos que esto no se quede en un montón de promesas y titulares que buscan el rédito político y de verdad hagan una autentica reforma de la ley hipotecaria. Una reforma en la que figure la dación en pago, la posibilidad de renegociar y refinanciar la deuda para poder evitar el desahucio y que de armas al deudor para poder aplazar el pago de la deuda hasta que económicamente se recupere. Ahora tienen la oportunidad de cambiar de verdad una ley abusiva e injusta que favorece a la banca frente a las personas.

Que lo hagan, que lo hagan bien y que se olviden de colgarse la medalla porque a sus espaldas dejan 400.000 desahuciados y varios suicidios, entre ellos el de Amaia.

Anuncios

One comment

  1. ¿Conoces el caso de Amaia? Se está simplificando mucho al vincular causalmente los desahucios con los suicidios. Una persona no se suicida súbitamente por causas externas sobrevenidas, a no ser que se refieran a la salud, como un cáncer, sida u otra enfermedad grave (esclerosis, Alzehimer…) o una accidente que produzca paraplejia,amputaciones…. Dicho de otra manera, el desahucio es un detonante en personalidades suicidas. Si fuera la causa habría habido ya miles de suicidios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s